La falsificación de obras de arte tiene los días contados. Llega la firma con código genético.
Painters compete during a facsimile match in Dafen Village, Shenzhen City, south China's Guangdong Province, Thursday, May 18, 2006. More than 110 contestants make facsimile of portrait or scenery oil painting in the timed game held in the village which is famous for its oil painting facsimile industry. (AP Photo / Xinhua, Feng Ming)

La falsificación de obras de arte tiene los días contados. Llega la firma con código genético.

Cuando en 2013 el FBI entró en la casa de Pei-Shen Quian, un artista callejero chino de 73 años que vivía en Queens (Nueva York), no imaginaban que estaban a…

Continuar leyendo
Menú de cierre